jueves, 31 de agosto de 2017

LA SARDINA

Resultado de imagen para SARDINA enlatada

Usted el que se cree un fino salmón y ni a sardina enlatada llega. El que piensa que el mundo se detiene si deja de respirar, el que se da ínfulas de rey y ni para cortesano le alcanzó.
Usted, el que se hace el loco, el que no quiere entender, el que se cree perfecto, sí para usted querido hombre de pacotilla son estas dulces palabras.
Usted no es más que un poco hombre adulador, que entre palabras suavemente entonadas destruye sentimientos sin razón. Es un ser ruin y despiadado que no andaba buscando mujer sino mamá.
Usted que destila amargura detrás de la cínica sonrisa que luce por doquier, es el que se dedicó a convertir mi alma en un vestigio sucio y ruin
Usted no es más que un mercachifle egoísta y este es el fin.

Ratch Kendel

miércoles, 30 de agosto de 2017

EL CUARTO DE LOS TRASTES


Esto de escribir sin pensar es lo mío, ni siquiera puedo decir que cerraré los ojos para inspirarme porque cuando lo hago simplemente recuerdo. Y aunque de recuerdos están hechas mis letras y mi vida, hay momentos en los que simplemente prefiero no volver a revivirlos.
Hay cosas tan dolorosas que se esconden en la mente que resulta mas fácil encerrarlas en el cuarto de los trastes y ahí dejarlas morir. Y de repente el día menos pensado aparece un estimulo que te lleva ir a ese cuarto olvidado y esculcar entre lo que guardaste ahí, desenpolvar las reminicensias de los buenos días y de los malos, y terminar dándose cuenta que hay cosas y personas que no se olvidan, simplemente se ponen en espera. 

Las razones por las que terminan allí ya no importan, han pasado tantos años, sufrimientos, alegrías y desamores que hacen que ya los motivos no pesen. y es en ese instante en que ves que en ese cuarto lleno de cositas está guardado tu corazón, esperando el día que vuelvas a desempolvarlo y volverlo a usar.

Ratch Kendel

sábado, 26 de agosto de 2017

Ven...

Que tal sí nos dejamos llevar a ese mundo mágico que hay en tu interior. Si nos acercamos poco a poco hasta quedar tan pegaditos que tu límite y el mío se fundan en un solo renglón.

Ven... acercate que ya la mente se me calentó y no puedo parar. Llevas todo el día tentandome entre líneas y tu que me conoces bien sabes como me enciende sentir tu contoneo febril.

Ya es tarde para arrepentimientos y dolores de cabeza fingidos. Además ya sabes lo que te espera entre mis manos y la magia que mis dedos pueden llegar a ejercer en tu lisa piel.
Hoy estas de digno, pero nadie mejor que yo sabe como hacerte sudar cuando te sujeto con firmeza.

Y ahora que ya nos pusimos de acuerdo después de un día de estar evitandonos en medio de coqueteos y caricias sutiles, querido lápiz pongámonos a escribir.

Ratch Kendel

¡NO INSISTAS¡

Hoy es de esos días en los que no quiero escribir, pero me tiemblan los dedos, y de tanto reprimirme me pica la piel.
Sin embargo me niego absolutamente a hacerlo. Tengo un mensaje para las letras que me bailan en la mente justo ahora: señoras no las voy a dejar salir aunque me demanden ante la Superintendencia de la redacción y me acusen de maltrato literario.

Me niego rotundamente a sentir el delicioso placer de derramarme en un papel, no pienso dar rienda suelta a la inspiración. ¡Hoy no!
No me interesa caer en el adictivo placer de vertir mi alma mientras el bálsamo de la tinta me suaviza la piel, ni mucho menos sucumbir a la seducción de un cursor palpitante esperando por que lo acaricie desde el teclado para terminar llegando al climax de letras y prosas sudorosas.

Hoy no tengo ganas de intimar con la apasionada aventura de plasmar el nudo que tengo en el alma. Y por favor no insistan que a mi no me van a poder las ganas, ni me va a arrastrar inconscientemente el subconciente para mañana cuando me pase la borrachera de la soledad darme cuenta en medio de la resaca rimada que terminé escribiendo vaya a saber Dios sobre qué.

Ratch Kendel

MENDIGO


Sentado en la calle de tu vida,
pasa el tiempo sumido en la nada
viendo transitar tus ideas
en los andenes de tus andadas.

Algunos días el sol alumbra
y tu calor le inunda el cuerpo
desterrando la inmensa penumbra
que deja a su paso el mal tiempo.

Pero son más los días sombríos
en que la lluvia cae sin cesar,
mojando todo a su paso,
trayendo tristeza al pasar.

Tirado en el suelo de tu existencia
levanta la mano y pide limosna,
pero no de dinero o riqueza
sino de tu amor y recibe una lisonja.

Con el vestido roto,
sucio y ajado de tanto esperar,
buscando de ti un beso loco
que se te escape al pasar.

Sediento y hambriento esperando
una muerte por inanición,
besos y caricias anhelando
como su tabla de salvación.

Pero los días pasan
sin que voltees a mirar
a este amor mendigo que te llama
sin que lo vuelvas a amar.

Ratch Kendel

COMO?


Cómo enfrentarme a tus ojos sin que los míos te hablen,
cómo sentirte cerca sin desearte,
cómo pasar a tu lado sin estirar mi mano para tocarte,
cómo frenar la ausencia de tenerte y no tocarte.

Es amargo desearte con locura y guardar tanto para contarte,
es triste contemplar tu cuerpo a la distancia y sentir como mi piel clama tu contacto,
es una tortura esperar tus caricias, tus besos, tus abrazos.

Y si te dejo...
cómo escapar del recuerdo de tu locura al llegar al punto máximo de gloria,
cómo olvidar la expresión de tu rostro cuando alcanzas el placer,
cómo borrar tus labios de mi boca,
cómo dejar de sentir tu fuerza impactando contra mí,
cómo quitarme tus caricias de la piel,
cómo dejar de sentirme tuya después de cada atardecer.

Ratch Kendel

HAY DÍAS


Hay días en los que no quiero decir nada
y por decir tengo mucho,
pero en los labios se frenan las palabras
y sin que la tinta haya mermado
el lapicero queda inútil.

Esos días en que las ideas bombardean
mi mente presurosa y soñadora,
y compone millones de oraciones y frases inconclusas
que al papel no logran llegar resolutas.

Días de llantos incontrolables
que inspirarían maravillosas enmiendas,
días repletos de letras innombrables
que por querer salir causan grandes contiendas.

Y así, entre lo mucho y lo poco,
se debaten mi mente y mi mano
mientras tratando de escribir me trastoco

sintiendo este día de frustración tan mundano.

Ratch Kendel

AMÁNDOTE


Amándote entre la penumbra de mis miedos y el ocaso de tu ayer.

Amándote con cada fibra de mi ser.

Amándote en la remembranza de tus besos furtivos en mi sien.

Amándote a cada rescoldo de alma herida por la ausencia de tu ser.

Amándote junto a los fantasmas de las caricias suspendidas sin llegar a ser.

Amándote, desbordando pasión por doquier.

Amándote, vivo cada día amándote como si este fuera el último amanecer.

Ratch Kendel

ABSTINENCIA


Con la mente en blanco, 
sentada en este viejo banco, 
contemplo una hoja en blanco 
deseosa por recibir cualquier letra,
 rayón o trazo que caiga sobre su piel.

Y sostengo en mi mano un lapicero blanco, 
lo giro entre mis dedos como si así pudiera 
la inspiración fluir, pero es un objeto reprimido
esperando estimularse y derramarse en el papel.

Así transcurre la mañana, llega la tarde y cae la noche,
sin que el par de amantes puedan realizar
su habitual derroche de pasiones desbordadas,
en medio de lineas y renglones que permanecerán vacíos.

AMORES VERDADEROS


Amores que nos calan hasta los huesos,
que nos inundan de alegría infinita,
que con solo una mirada
nos catapultan a la cima de la dicha.

Son amores que sentimos en cada respiro,
en cada lágrima de alegría, 
amores que nos atrapan a primer latido,
a primera vista.

Amores que nos transforman,
que nos cambian el cuerpo y la vida,
que nos hacen salir barriga
y luego nacen.

Traerlos al mundo es la gran realización
y amándolos profundamente vivimos cada día.
No importa si es uno, dos o más,
hay amor para todos por igual.

Yo tengo dos amores,
de esos amores verdaderos
que fluyen desde lo profundo de mi alma

y que cada vez que me dicen "madre" me hace sentir a pleno.

Ratch Kendel

PERDÓN




Me acerco a tu alma herida
suplicando tu perdón,
esa palabra cuyo significado
hasta ayer se nos negó
y hoy nos atraviesa la razón.

Pido clemencia y tu amparo,
pido disculpas de corazón
para reparar los lazos rotos
por la mentira y la traición.

Sin justificaciones. sin presunciones.
sin merecer un rastro de tu compasión,
solo que me ames como siempre
para superar este dolor.

Perdón te ruego con mi alma,
perdóname con tu corazón,
que ya no nos hagamos más daño
sin excusa ni ocasión.

Perdón de ese que no olvida,
pero deja a un lado
la ira, la tristeza y el rencor.

Que errar es de humanos
y perdonar viene del corazón.

Ratch Kendel

NEGANDO




Si siendo yo misma el fuego y la estela
como es que te acobardas al tener que reconocer que me observas,
y lo niegas públicamente a quien sea
porque tu hombría no alcanza para
sostener la verdad y sus consecuencias.

Me negaste al igual que lo hizo Judas,
me diste la espalda
a cambio de mis oídos prestos a escuchar tus tristezas y lamentos,
tengo un "no sé quién eres".

Poco hombre,
pusilánime,
débil,
eso es lo que la gente piensa de ti
cuando te puede el miedo y te escondes en cualquier esquina.

Y tan bien puesto que te ves,
y tan serio y maduro que te crees,
pero déjame decirte que la negación, contrario a lo que tú piensas,
te hace poco hombre y te resta valía.

Ratch Kendel

AHORA




- Ahora es el momento - dice la vida.

- El momento de que? - preguntó.
Y ella ha callado, no ha dicho más. Después han pasado los días y los años y me he dado cuenta de que ahora es siempre y siempre son muchas veces la misma historia.

Cuando la vida me dijo eso no lo entendí. Hoy sé que ahora es cada segundo y que cada segundo es el momento para vivir. Que el tiempo corre intempestivamente y en un abrir y cerrar de ojos se nos escapa la oportunidad.


¡Ahora es el momento!
Para hacer lo que sea que toque hacer pero con ganas,
para reír y ser feliz si la ocasión es buena,
para llorar hasta el desmayo si la tristeza sobrepasa,
para pelear y sacar las garras si de defenderse se trata,
para amar y derramar el corazón si el amor atraca,
para darle rienda suelta a la pasión si el deseo estalla.

¡Ahora es el momento!

De soñar, luchar, amar, pelear, llorar y conjugar todos los verbos
para que al llegar al verbo morir de nada haya arrepentimiento
y muera con ganas.

Ratch Kendel

VAGABUNDO





La tristeza va por delante,
decía el solitario vagabundo al caminar
recorriendo las calles sin talante,
sin esperanza, sólo con su penar.

La gente lo mira y se pregunta
porque vaga y vaga sin cesar,
lo miran, lo critican con el dedo que apunta
sin que nadie se detenga a ver su pesar.

Nadie sabe que vaga por la vida
sin alegría y con gran desazón
porque un día la mala suerte le hizo una honda herida
y de tajo le arrancó el  corazón.

Vagando pasa sus días
y ahoga las penas en el dolor,
sus lágrimas bañan sus manos frías
y le quitan del rostro el color.

El  vagabundo sufre día y noche
y no sabe que poco a poco su cuerpo muere,
sólo sabe que cualquier cosa es mejor que un reproche
y que para el morir no duele.

ME ESCONDO EN TUS OJOS

Me escondo de tus ojos,
esos ojos que antaño anhelaba me miraran todo el tiempo
hoy no quiero encontrarlos.
Hoy no quiero que me mires,
no quiero descubrir lo que esconden,
no quiero sentir tu desprecio, tu ira, tu enojo,
y no entiendo que les hice, 
que fue lo que salio mal?

Esos ojos hermosos que un día me amaron hoy me odian,
me miran con desidia.
Esos ojos que hoy me hieren,
me acusan y me alejan
de lo que un día fue el cielo de mi vida.

viernes, 25 de agosto de 2017

TE PRESENTO MI ALTER EGO

Así es y a la vez no lo es. Y pensaras que lo anterior es el comentario mas ambiguo que has podido leer. Como puede un alter ego ser y no ser? Pues simple, para mi realidad actual lo es, pero cuando leas lo que en este sitio vas a encontrar te darás cuentas de que esta es una parte tan real como yo misma. He pensado si debías verla y al fin de cuentas decidí que teniendo en cuanta que conoces lo oscuro que hay en mi, tal vez deberías conocer este lugar que para mi es mágico, liberador y hasta catártico.
Aquí, bajo la piel de un seudónimo me escondo de quien no entiende porque escribo y me gusta hacerlo, de quien piensa que todo aquel que escribe lo hace porque lo que plasma entre letras realmente pasó, y sabrás que quien lo hace muchas veces escribe verdades puras, otras tantas mezcla la realidad con la imaginación y otras veces es fantasía pura. 
Solo tu decides si quieres continuar leyendo o no

Ratch Kendel


POR FIN TE ENCONTRÉ

Hoy por fin después de tantos años te encontré, mi ángel olvidado. Si hasta pensé que me habías olvidado. Como te extrañe en estos años, cuanto anhele escuchar tu voz, la escuché tantas veces en mi mente y la imaginé diciéndome tantas cosas que cuando la escuché reaccioné de la forma en que menos imaginé: Me callé.
Por Dios eso no puede estar pasando. ¿Y ahora que digo? ¿Te digo que nunca te deje de querer? No, eso no, lo siguiente.
¿Y si te digo lo mucho que te extrañé? Eso está mejor aunque no tan efusivamente. ¿Porque tenías que aparecer en la tormenta de mi vida? ¿Porque justo ahora que no se que hacer?
La vida es maquiavélica, la verdad que si. Ahora se que me extrañas pero sólo por esa nostalgia que nos invade cuando miramos atrás. ¡Que mal!
Y terminamos hablando de los problemas de la vida y sus ires y venires, y descubrí que los celos me matan porque tus horizontes apuntan a donde yo no estoy. 

Ratch Kendel

miércoles, 16 de agosto de 2017

QUE SERÁ???

Mi curiosidad incesante e inquisidora me está preguntando constantemente que fue de tu vida, y yo no se que responder. Mis ególatras deseos quieren que te hayas quedado para vestir santos, solo y desamparado. Y quisiera comprobar tu miseria andante, tu tristeza y eterna soledad.
Mi desesperado ego quiere alimentarse de tu angustia, de tus frías noches sin mi cuerpo a tu lado.
Entonces me pregunto si sera que aun me esperas, y si aun en este punto de la vida todavía me extrañas y me deseas, si en las noches aun quisieras dormir conmigo y acariciarme. 
Quiero ser profundamente egoísta y reclamarte solo para mis recuerdos fallidos. 
Quiero volver la vista atrás y descubrir que aun estas esperando en mismo banco.
Quiero verte nuevamente y preguntarte porque será?

ENCONTREMONOS ESTA NOCHE

Que tal sí me buscas hoy en tus sueños o en los míos. Si nos vemos en la.esquina brillante de tus ronquidos y los convertimos en suspiros...