miércoles, 10 de diciembre de 2014

RABIA


Porque abrí mi bocaza, fijo y es la rabia la que me hace hablar de mas. Me provocas y me incitas a dejar salir mi lado animal y perverso y luego la culpable de todo soy yo. Odio sentir esta ira intensa y estas ganas de querer estamparte contra la pared, y a la vez sentir tanto amor por ti y no atreverme a llevar a cabo mis mas desalmados planes. 
Me sacas de quicio, me insultas sutilmente pero lo capto, y eso me enfurece, no quiero pelear contigo, pero como no hacerlo si me tocas la parte sensible, conoces mis falencias y te aprovechas de ellas de manera cruel. 
Quisiera mandarte de paseo y mantener mi cordura intacta, pero cuando el enojo desaparece olvido porque estaba tan furiosa y te vuelvo amar. 
En conclusión todo lleva a pensar que te amo de una forma no sana, y me siento defraudada conmigo misma, por permitirte sacarme de casillas y exponerle al mundo mi peor versión. 
Siento rabia contigo y por ti, pero también conmigo y por mi, porque por mucho que te ame, ya no aguanto tus azotes, ni tu pusilánime manera de ser. Siento rabia por no poder blindarme en contra de tus ataques, por no poder conseguir mi paz.

Ratch Kendel