sábado, 13 de septiembre de 2014

FUE UN DÍA

Reza la historia que un día, al despuntar el alba, en medio del verde prado y rodeados de grandes árboles se encontraron un hombre y una mujer. El hombre tenía un cuerpo hermoso, tez blanca, labios dulces, de una apariencia fría pero tranquila, sereno como el agua de un estanque y a la vez recio como la tempestad en altamar. Fue ese, uno de esos días cálidos y apacibles que no suelen repetirse a menudo. Fue aquel, el justo instante en el cual sin darse cuenta se tejieron sus almas. 
Crecio el amor más grande que se haya visto, algunas veces dulces y otras veces amargo. Lágrimas de sangre rodaron por sus mejillas en más de una ocasión, hubo noche largas de tristeza y melancolía; noches que se borraban con caricias bajo la luna, besos bajo las cobijas y sus cuerpos unidos al amanecer.
Abrieron puertas jamás abiertas, dieron pasos insospechados y caminaron por senderos normalmente no transitados.
Se tenían el uno al otro: en medio de los problemas, entre espinos y rosas, entre nubes y estrellas, en los días sin sombra, en las noches sin luna. Fue una amor enorme y fuerte, pero ¿quién no aguanta improperios a sabiendas de que al final de ellos habrá un par de besos de quien se ama?
¿Quién no daría la vida por un beso que se da no solo con el cuerpo, sino también con el corazón y el alma?
¿Quién no ha soñado con el amor verdadero?

Ratch Kendel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CELOSA DE QUE?

Mientras los días pasan, yo no hago mas que pensar en ti, y me pregunto constantemente que será de ti, quien compartirá tu cama ...